La mujer embarazada y su contribución en la economía

Inicio este artículo felicitando a todas las futuras mamás, y a la alegría de nuestra vida que llamamos hijos.

El propósito de este artículo es desmostrar una solución para detener algo en lo que varias empresas privadas están incurriendo, el cual es condicionar el ingreso de personal femenino para que por lo menos el primer año no se embaracen como condición para su contratación.

Antecedente:

Es muy sabido que muchas empresas ecuatorianas privadas, previo al ingreso de mujeres a su plantilla de trabajadores, hacen encuestas para determinar si la futura colaboradora está o no embarazada, tiene hijos, o está pensando en tenerlos pronto.

Son tan osadas estas empresas, en incluso condicionar su ingreso a que por lo menos el primer año no se embaracen como condición para su contratación. Algo a mi criterio totalmente insultante.

Aun cuando las políticas gubernamentales han hecho a lo largo del tiempo muchas campañas para el respeto a esta condición de vulnerabilidad en que los seres humanos se encuentran cuando están en etapa de gestación, y se han dispuesto sanciones cuando éstas se vulneran, estas empresas han encontrado maneras muy «sutiles» para vulnerarla, pues consideran que están perdiendo dinero por el hecho de que en un corto periodo de tiempo las mujeres no podrán laborar, y en otro período (el de lactancia), requieren unas horas al día por el primer año sin laborar en un horario completo establecido.

En definitiva algunas empresas simplemente no contratan mano de obra femenina, salvo el caso claro está de que hagan cálculos para pagarles menos que a otros colaboradores varones y ahorrarse el sueldo, y en otras, hacen contratos de 6 meses (como cierta empresa operadora de telefonía celular), contratan otro grupo de mujeres por 6 meses más, y luego vuelven dentro un periodo de 1 año o seis meses otra vez a contratar al primer grupo de mujeres, con la ya sabida encuesta en que se determine si está embaraza o no. Cómo la ven?

Pero estas empresas de una manera muy suave, no consideran el hecho de que el personal de la empresa con el que cuentan actualmente, alguna vez fue parido, amamantado, y cuidado. Ese mismo personal ecuatoriano que le da DINERO a la empresa, y sin el cual, no tendrían absolutamente nada. ni siquiera las máquinas, porque las mismas fueron creadas por otro personal que así mismo, fue parido, amamantado y cuidado.

Entonces, cómo resolver el hecho de que estas empresas sigan con estas prácticas negativas dirigidas al personal femenino?.

Simple, atacando al origen que provoca el hecho. El DINERO, el bolsillo de empresa.

Una forma democrática de hacerlo y distribuyendo el dolor al bolsillo como sigue:

Ya que varias empresas SI contribuyen con humanos para el engrandecimiento del país, mediante la incorporación y financiamiento de mujeres en período de gestación con sus recursos, pues, a las que no están contribuyendo, el ESTADO ECUATORIANO, se encargará de descontarles con un incremento de 5 veces, lo que otras empresas han invertido en este capital humano.

Y porqué 5?

Puesto que la empresa invierte:
1(uno) en el personal que no está,
2 (dos) en el que reemplaza
Y el estado tiene que para cobrar hacer:
3 (gastos administrativos en que incurre el estado para determinar cuales no han aportado)
4 (multa por falta de colaboración con los ciudadanos del país)
5 (lo que debió haber aportado por lo menos)

Es decir, si una empresa no ha contribuido a lo largo del año con personal femenino en etapa de gestación, entonces el estado se encargará de cobrarles 5 veces lo que otras empresas si han contribuido.

Por ejemplo, si en el año las empresas reportan 2000 casos de mujeres embarazadas, el estado cobrará a las que no tienen, 5 veces el valor prorateado para todas las empresas inscritas en el SRI y el número de personal, y que no tengan reportado en su plantilla casos de mujeres en etapa de gestación.
Si de los 2000 casos, hubo empresas que aportaron por decir con el 10% de su personal de un total de 20 personas, pues a partir de esa cifra (2 personas por cada 20) se considerará como base para quintiplicar el valor calculado a aportar por las que no tuvieron personal en estado de gestación en su plantilla, como también el mínimo que debieron haber tenido todas.

Estos valores no podrán ser incluidos como gastos en el tema de impuesto a la renta, sino como una multa que aplica el estado o aportación especial.

Y las que si han reportado, pueden obtener beneficios como trato preferente dígase en contratos con el estado o algún tipo de servicio público, o incluso un mínimo para ser utilizado como descuento en el aporte del impuesto a la renta.

Alguna empresa podría llegar a decir (yo solo tengo personal masculino) como las de fútbol, pues se jodieron, porque les va a tocar a pagar, o cambiar a toda la dirigencia por personal femenino para cubrir el déficit.

De esta forma, deja de ser un negocio el no contratarlas y pasa a ser la mejor la inversión y evitar efectos negativos de multas el no hacerlo.

Claro está que es una idea perfectible, pero en el fondo es que las empresas que no tengan personal en estado de vulnerabilidad, paguen al país esa falta de colaboración y de humanidad, y compartan democráticamente la inversión con las demás que sí lo hayan hecho.

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s